Acerca de las Ciencias Sociales

Javier Flax Introducción al Pensamiento Científico 1


La abducción: conjeturas sobre cómo conocer la complejidad de la
singularidad


El método de los detectives inteligentes

Las huellas de sus pasos quedaron impresas en el polvo
acumulado en el suelo. Son unas huellas perfectas en las que se puede leer las marcas y hasta contar las rayitas de la suela de goma de sus zapatos. Al Perro se le figura que uno siempre debería mirar la huellas de los pasos que lo condujeron a este presente (…)
Nadie desaparece sin dejar un rastro, una huella. Quizás en este departamento pueda encontrar alguna pista del paradero de su amigo, pero antes quiere agotar cualquier otra
posibilidad porque, al mismo tiempo, una especie de pudor le impide revisar sus cosas, despanzurrarle la intimidad, hurgar sus recovecos, inmiscuirse en las penas y alegrías ocultas, enterarse de sus placeres secretos, conocer las cosas que él optó por no revelarle.” (Fragmento de la novela Delincuente argentino, de Ernesto Mallo, Buenos Aires,Planeta, 2007)
El libro recoge los trabajos de varios estudiosos que, sin saberlo, venían trabajando sobre las mismas cuestiones a partir de los mismos problemas e inquietudes similares.
Se trata de tener en cuenta un aspecto de la lógica del descubrimiento científico. Al respecto Eco menciona
que Karl Popper (1902-1994) reconoce que su imagen de la ciencia como campo de “conjeturas y refutaciones” fue anticipada por Peirce, quien es considerado por Popper “uno de los más grandes filósofos de todos los tiempos”, y agrega que “la falsación, como una técnica más de la lógica, no fuera en absoluto desconocida ni siquiera en la Edad Media”.
Podemos agregar nosotros, que en la medida en que la racionalidad científica se vio limitada al razonamiento deductivo, al razonamiento inductivo y a la racionalidad instrumental –que consiste en establecer los medios para alcanzar un objetivo- perdió muchas de sus posibilidades. Particularmente, aquellas que tienen que ver con el conocimiento de la singularidad e, incluso, con la posibilidad de fundamentación en el campo de la filosofía práctica.
Precisamente, por no tener en cuenta otras formas de razonamiento vinculadas con la lógica del ajuste recíproco de las piezas de un rompecabezas o con lo que algunos autores denominan las “reglas constitutivas” de un juego.
No es casual que un historiador aparezca entre los autores, dado que se podría considerar que el modelo conjetural de reconstrucción de un acontecimiento singular se remonta al gran historiador griego del siglo –V, Tucídides, como se indica la historiografía. En aquellos tiempos la historie (indagación en griego) aparece
como nueva práctica judicial –como muestra Michel Foucault en La verdad y las formas jurídicas. Es en ese contexto cuando comienzan a construirse los métodos de la lógica y de las ciencias. Como en un juzgado, el historiador recurre a testimonios y evidencias que le permiten reconstruir conjeturalmente el rompecabezas de lo que ocurrió. Luego de un primer ensayo con los datos disponibles, mediante repreguntas y nuevos elementos de evidencia, se reelabora el rompecabezas tantas veces como sea necesario hasta que las
piezas ajusten perfectamente con las evidencias. Cuando el contraste del modelo conjetural con las evidencias se ajuste perfectamente, se dará por probado o validada la conjetura.

Los síntomas son los signos que le permiten al médico elaborar un diagnóstico. Estamos hablando de médicos en el sentido pleno de la palabra, es decir, aquellos que consideran a la medicina un arte que utiliza a las
Numerosos trabajos siguen todavía fundados en la idea de que el método de Holmes se encuentra a medio camino entre la deducción y la inducción. (...)
Peirce había estudiado informalmente medicina con los libros de su tío. Pero además consideraba que “las ciencias se han desarrollado a partir de las artes útiles”. En este punto, la medicina es explícitamente, para Peirce, el antecedente de la semiótica.

Las diferencias entre la deducción, la inducción y la abducción
En el Capítulo I del libro “One, two, three… uberty(a modo de introducción)” Thomas A. Sebeok cita la referencia de Peirce a las tres formas canónicas de razonamiento:
“La deducción, «que depende de nuestra confianza en la habilidad de analizar el significado de los signos con los que, o por medio de los que, pensamos»; en segundo lugar, la inducción, «que depende de nuestra confianza en que el curso de un tipo de experiencia no se modifique o cese, sin alguna indicación previa al cese»; y, en tercer lugar, la abducción, «que depende de nuestra esperanza de adivinar, tarde o temprano, las condiciones bajo las cuales aparecerá un tipo determinado de fenómeno».
La última –la abducción o retroducción- es la más productiva, fecunda o fructífera (uberty) de las tres, pero tiene el inconveniente –para Peirce- que cuando más imaginativa es, su seguridad o aproximación a la certidumbre, disminuye. Históricamente, se la confundió o bien con la deducción o bien con la inducción. En el Capítulo II “Ya conoce usted mi método: una confrontación entre Charles S. Peirce y Sherlock Homes”, Thomas Sebeok y Jean Umiker-Sebeok, expresan que al respecto el propio Peirce expresaba:
“Nada ha contribuido tanto a las actuales ideas caóticas o erróneas de la lógica de la ciencia como la incapacidad para distinguir las características esencialmente diferentes de los diversos elementos del razonamientos científico; y una de las peores confusiones, así como una de las más comunes, consiste en considerar a la abducción y la inducción en conjunto (a menudo mezcladas también con la deducción) como un argumento simple.”
Peirce expresa que “La abducción arranca de los hechos, sin tener, al inicio, ninguna teoría particular a la vista, aunque esté motivada por la sensación de que se necesita una teoría para explicar los hechos sorprendentes. (…) La abducción busca una teoría. La inducción busca los hechos. En la abducción,
la consideración de los hechos sugiere la hipótesis (…).

Como sabemos, la ciencia fue logrando encontrar huellas que permiten identificar indudablemente a quién pertenecen las mismas, lo cual facilita la identificación de personas en la escena el crimen –mediante las huellas digitales cuya singularidad fue descubierta por un argentino- hasta las huellas de ADN que permiten analizar la sangre y otros fluidos corporales y atribuirlos con probabilidad casi total a un individuo.9 Para ello, claro está, se requiere disponer de los registros correspondientes que permitan hacer las comparaciones. Si en el caso de las huellas digitales existe, en el caso del ADN se requiere tomar muestras a los sospechosos en cada caso. Debe tenerse en cuenta que hacer un registro universal de ADN es una cuestión controversial
que da lugar a dilemas éticos como los que se presentan en la película Gattaca.

Algunas hipótesis sobre los diferentes tipos de abducción
A nuestro juicio y a los efectos de los objetivos del curso, consideramos que en su artículo “Cuernos, cascos, zapatos: algunas hipótesis sobre los tres tipos de abducción”, Capítulo X de El signo de los tres, Umberto Eco establece una serie de distinciones entre los diferentes tipos de abducción que debemos tener en cuenta. Las distinciones que presenta Eco permiten considerar a la abducción no sólo un método de descubrimiento, sino también un método de validación, mediante la meta-abducción.
Desde la perspectiva de Eco, tanto la investigación científica como la investigación detectivesca pueden ser definidas como textos, en la medida en que pueden ser reducidas a secuencias de proposiciones, se trate de las narraciones policiales o los informes científicos.

El antecedente del Zadig de Voltaire
Eco considera al tercer capítulo de Zadig de Voltaire (Jean Marie Arouet, 1694-1778) como el gran antecedente del método de Sherlock Holmes, aunque – como veremos- encontrará diferencias entre Zadig y Holmes. Recurrirá a la expresión crítica humorística de Voltaire para explicar los diferentes tipos de abducción. (...)
Este texto extraordinario le sirve a Eco como punto de partida para distinguir entre cuatro diferentes tipos de abducción:
a)-Hiper-codificada
b)-Hipo-codificada
c)-Creativa
d)-Meta-abducción


a) Abducción hipercodificada: improntas, síntomas e indicios.

Cuando Zadig ve huellas de un animal en la arena, sabe si son de perro o de caballo. Ambos casos (perro o caballo) presentan el mismo mecanismo semiótico de identificar huellas como especímenes de una huella-tipo,
reconociéndolas así como indicativas de una clase determinada de animales.

Las improntas representan para Eco el caso más elemental de producción de signos. “Interpretar una impronta significa ponerla en correlación con una posible causa física. Esa causa física no es imprescindible que sea real: puede ser simplemente posible, dado que se puede reconocer una marca incluso en las páginas de un manual de boy-scouts: una experiencia previa ha creado un hábito por el que una determinada forma-tipo nos remite a la clase de sus causas posibles. En esta relación semiótica tipo a tipo, todavía no se
encuentran implicados los individuos concretos.”

“Puede instruirse a un ordenador (una computadora) para que reconozca la marca de un vaso de vino tinto sobre una mesa dándole las instrucciones precisas, a saber, que la marca tiene que ser circular, que el diámetro del círculo tiene que estar comprendido entre cinco y siete centímetros, y que el círculo está formado por una sustancia roja líquida cuya fórmula química puede proporcionarse junto con los datos espectrales del tono de rojo requerido.” (…)
Pero Zadig descubre también otros modos de producción de signos, a saber, síntomas e indicios (cf. Eco 1976:3.6.2.).
“En los síntomas, la expresión-tipo es una clase de eventos físicos que se remiten a la clase de sus causas posibles (manchas rojas en la cara significan sarampión): pero se distinguen de las improntas por cuanto la forma de una impronta es una proyección de las características pertinentes de la forma-tipo de los posibles
productores, mientras que entre un síntoma y su causa no existe una correspondencia punto por punto. La causa de un síntoma no es un rasgo de la forma de su expresión-tipo, sino un rasgo de su contenido-tipo (la causa es un rasgo o componente del semema correlativo a una expresión-síntoma dada).
Zadig reconoce síntomas cuando advierte que el polvo de los árboles estaba un poco quitado a derecha y a izquierda, a tres pies y medio del centro del camino. La posición del polvo es el síntoma de que algo ha causado su disposición. Lo mismo sucede con las hojas caídas de las ramas. Conforme al código, Zadig sabe que ambos fenómenos son síntomas de una fuerza exterior que ha actuado sobre una materia resistente, pero el código no le proporciona ninguna información relativa a la naturaleza de la causa.”
“Los indicios, por otra parte, son objetos dejados por un agente exterior en el lugar donde sucedió algo, y de alguna manera se reconocen como vinculados físicamente a ese agente, de modo que a partir de su presencia real o posible puede advertirse la presencia pasada, real o posible, del agente.”
“La diferencia entre síntomas e indicios se debe al hecho de que para los síntomas la enciclopedia registra una contigüidad, presente o pasada, necesaria entre el efecto y la causa, y la presencia del efecto nos remite a la
presencia necesaria de la causa; mientras que para los indicios la enciclopedia sólo registra una posible contigüidad pasada entre el poseedor y lo poseído, y la presencia de lo poseído nos remite a la posible presencia del poseedor.
En cierto modo, los indicios son síntomas complejos, puesto que es necesario ante todo advertir la presencia necesaria de un agente causal indeterminado, y después tomar ese síntoma como el indicio que remite a un posible agente más determinado, reconocido convencionalmente como el poseedor más probable del objeto dejado en el lugar. Por eso una novela policíaca suele ser más fascinante que el diagnóstico de una pulmonía.”

b) Abducciones hipocodificadas: la articulación de una configuración. En este caso de abducción hay diferentes configuraciones o interpretaciones posibles. Varias lecturas de los mismos hechos. De lo que se
trata ahora es de encontrar una conexión en la serie de hechos (improntas, síntomas, indicios) que lo conviertan en una secuencia textual coherente. En el caso de la interpretación que realiza Zadig, hay una serie de conocimientos previos que le permiten, a la vez, elegir una versión verosímil y económica (sin más elementos que los que los constatados).

El proceso conjetural que realiza la imaginación permite articular los hechos de diferentes modos. Un problema es que los datos pueden ser inabarcables y se requiere elegir aquellos datos que se considere más
pertinentes. Esto puede ser un inconveniente, si no se deja abierta la posibilidad de incluir nuevos datos y modificar el modelo teórico cuando no se avanza debidamente en la investigación o no hay un ajuste recíproco adecuado entre el modelo hipotetizado y el problema sobre el que se indaga. La conjetura
preliminar se hace sobre los datos previos que son organizados como información sobre el problema. Luego se pueden ir modificando las conjeturas a partir de la aparición de hechos adicionales que, a su vez, pueden conducir a nuevos hechos que llevarán a reformular el asunto.
Como en decía Kant, la intuición sin teoría es ciega, pero la teoría sin intuición es vacía. Se requiere de la observación y la observación es una capacidad que se desarrolla y requiere de un saber previo desde el cual no sólo se ve o no se ve, sino que se mira activamente.
En el rompecabezas ahora las piezas ajustaban unas con otras con precisión. Pero, a diferencia de los rompecabezas de cartón, las piezas pueden configurarse de diferentes modos y tanto en la ciencia, como en la investigación criminal se requiere, como veremos, de la meta-abducción.

c) Abducciones audaces o creativas
Eco exhibe las semejanzas y las diferencias de Sherlock Holmes con Zadig para introducir las abducciones creativas y señalar la importancia de las metaabducciones para la constatación de las conjeturas.
A diferencia del personaje literario, en el caso de la ciencia y en la investigación detectivesca real, se
requiere de la meta-abducción para constatar los entramados textuales que surgen de conectar imaginativamente las improntas, los síntomas y los indicios.
Así lo planteará el propio Karl Popper. El avance de la ciencia requiere de hipótesis
audaces. Pero luego se requiere disponer de la mayor cantidad de enunciados observacioneles para poder contrastar esas hipótesis audaces a fin de mantenerlas o descartarlas.

Es exactamente lo que expresa Thomas Kuhn, en “¿Qué son las revoluciones científicas?”, cuando hace el esfuerzo por comprender retrospectivamente el paradigma aristotélico del movimiento –en vez de
descalificarlo como incoherente desde la física actual. Su experimento intelectual consiste en experimentar de manera históricamente inversa las dificultades para la comprensión de un paradigma diferente: “Súbitamente, los fragmentos en mi cabeza se ordenaron por sí mismos de un modo nuevo, encajando todos a la vez (…) Este tipo de experiencia –las piezas ordenándose súbitamente por sí mismas y apareciendo juntas de un modo nuevo- es la primera característica general del cambio revolucionario (…).
Pero ese tipo de invención audaz obliga a realizar una meta-abducción, mucho más que en los casos de la hipoabducción.

d) Meta-abducciones:
la contrastación como paso indispensable para el conocimiento. “Como veremos –expresa Eco- la meta-abducción no sólo es crucial en los descubrimientos científicos «revolucionarios», sino también (y usualmente) en la investigación criminal.”
Como vimos, se puede considerar una equivalencia entre la investigación criminal y la investigación científica porque ambas parten de problemas. Como nos muestra hoy la investigación forense, la investigación
criminal es, en buena medida, investigación científica. También comparten algunos de los métodos y procedimientos. Uno de ellos es la necesidad de contrastación de la teoría con los hechos.
“La retroducción [abducción] no da seguridad. La hipótesis tiene que ser verificada. Esta verificación, para ser válida desde el punto de vista lógico, debe emprenderse con honradez, no como se emprende la retroducción, con el escrutinio de los fenómenos, sino con el examen de las hipótesis y una revisión
de todos los tipos de consecuencias experimentales condicionales que se seguirían de su verdad. Esto constituye la segunda fase de la investigación.


Sistemas Complejos






La postura de Rolando García
García comienza relatando la génesis de la metodología de sistemas complejos, una génesis  
que tiene un carácter netamente empírico pero no empirista como reiteradas veces advierte 

“A este respecto, resulta asombroso tener que insistir en no pocas ocasiones, sobre la 
necesidad de diferenciar claramente entre “empirismo” y “ciencia empírica”. Toda ciencia no 
puramente formal es empírica… o no es ciencia. Y es empírica en el doble sentido de tener 
como objetivo el dar cuenta de hechos o fenómenos empíricos y de someterse al test de la 
experiencia para justificar la validez de sus asertos”


El Concepto de Sistema Complejo
Según García un sistema complejo es “una representación de un recorte de la realidad
compleja, conceptualizado como una totalidad organizada (de ahí la denominación de sistema)
en la cual los elementos no son “separables” y por lo tanto no pueden ser estudiados 
aisladamente” Es decir que los elementos de un sistema complejo son “interdefinibles”

Posteriormente y como para elucidar su uso del término “interdicisciplinario” García critica las 


clasificaciones usuales de ciencias y adopta en cambio la de Piaget y sostiene que el término 
ciencia recubre cuatro grandes dominios:


a) Dominio material : el conjunto de objetos a los cuales se refiere una disciplina
b) Dominio conceptual: el conjunto de teorías o conocimientos sistematizados elaborados 
por cada ciencia acerca de su dominio material.
c) Dominio epistemológico interno: corresponde al análisis de los fundamentos de cada
disciplina, es decir a la crítica de las teorías de su dominio conceptual
d) Dominio epistemológico derivado: analiza las relaciones entre el sujeto y el objeto de
conocimiento, el marco más general, comparando los resultados de una disciplina con
los de otras.
Como explica García . “Los sistemas complejos están constituidos por elementos heterogéneos
en interacción- y de allí su denominación de complejos-lo cual significa que sus subsistemas
pertenecen a los “dominios materiales” de muy diversas disciplinas”
Ningún sistema está dado al comienzo de una investigación aclara García, se lo va definiendo 
en el transcurso de la misma. Este concepto se funda epistemológicamente en la feliz 
expresión de Russell Hanson , acerca de que toda observación es “theory ladden”, es decir 
tiene carga teórica –enterrando la pretensión del empirismo lógico de observaciones neutras- y 
siguiendo la demostración experimental de Piaget de que “no hay observables puros”

Por eso García afirma “Definiremos los observables como datos de la experiencia ya
interpretados. Los hechos son relaciones entre observables”

Componentes de un sistema complejo
El punto de partida de un sistema complejo está dado por el marco epistémico que establece el 
tipo de pregunta o conjunto coherente de preguntas que especifican la orientación de la 
investigación. Es decir, generalmente, puede formularse una pregunta conductora que guíe la 
selección de componentes de un sistema, sostiene García. Pero, también aclara que rara vez 
eso puede hacerse en el primer intento y por lo tanto va cambiando la definición del sistema a 
medida que avanza la investigación.


Límites

Como aclara García, los sistemas complejos reales, carecen de límites precisos, ni física ni 
teóricamente (problemáticamente dice García), por eso los recortes son inevitables, como se 
dijo desde el concepto mismo de sistema complejo.
García repite que los límites no son sólo físicos y además usa la expresión “condiciones de 
contorno” o “condiciones de límites” para nombrar a todo aquello “fuera” de los límites 
establecidos pero que interactúa de alguna manera con lo que quedó “adentro”

Las condiciones se especifican en forma de flujos y por lo tanto el factor a tener en cuenta es 
su velocidad de cambio




La investigación interdisciplinaria
La investigación interdisciplinaria exigida por la metodología de sistemas complejos, supone la
integración de diferentes enfoques disciplinarios, para lo cual es necesario, como en reiteradas
ocasiones señala garcía que cada uno de los miembros de un equipo de investigación sea 
experto en su propia disciplina. 
Sin embargo de entrada advierte sobre la diferencia entre la investigación interdisciplinaria y las 
investigaciones multidisciplinarias ( o transdisciplinarias). En estas segundas se suman los 
aportes de cada investigador desde su disciplina en torno a una problemática general. En 
cambio, la investigación interdisciplinaria supone la integración de esos enfoques para la
delimitación de una problemática, es decir previamente.
Como lo pone García “De ahí que la interdisciplina implique el estudio de problemáticas 
concebidas como sistemas complejos y que el estudio de sistemas complejos exija de la 
investigación interdisciplinaria”. 
También aclara que, en rigor, los equipos de investigación son multidisciplinarios, lo que es 
interdisciplinaria es la metodología de estudio de sistemas complejos.

Por supuesto, ese cambio está relacionado con la escala temporal de los fenómenos a 
considerar; si son muy lentos los cambios con respecto a la escala temporal del fenómeno


Los Paradigmas 


El Paradigma de la mecánica de Newton


La termodinámica: Ley de conducción del calor












El principio de Entropía produce un cambio de paradigma en las ciencias ya que se ve refutado  el "mundo reversible" t descripto poal como lo describe la mecánica clásica de la Modernidad. 
Se trata del primer proceso irreversible, entonces si los procesos ya no son reversibles por regla general en funsión del equilibrio el mundo ya no es tan previsible ni controlable.
A la inversa de lo que se pensaba en la Modernidad, lo artificial es determinista y es reversible, mientras que lo natural es irreversible (no se puede invertir su proceso)es decir, que cae como regla general que un sistema vuelve a su estado inicial naturalmente situándose exactamente en el punto en el que partió.
Esto convierte al hombre en una variable interviniente en la ciencia de la post modernidad. El hombre deja de ser solo un observador de la naturaleza "mecanica" y pasa a ser una variable mas, un elemento de transformación evolutiva.